Columna de nuestro socio Jaime Luarte Julio en El Mercurio Legal

Publicado por OGL en

Desde el año 1936, la Cámara de Comercio Internacional (CCI o ICC por sus siglas en inglés) ha publicado los denominados “Términos Comerciales Internacionales” (“International Commercial Terms” o Incoterms, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es entregar un conjunto de reglas internacionales para la interpretación de los términos utilizados en el comercio exterior. A lo largo de los años, la CCI ha actualizado y modificado estos términos, en función de los cambios experimentados en el comercio internacional.

Los Incoterms, cuyas normas son de aceptación voluntaria para los contratantes de un contrato de compraventa internacional de mercancías, se utilizan para clarificar y delimitar las responsabilidades entre el comprador y el vendedor en lo relativo a la entrega de las mercaderías objeto de la compraventa internacional, así como la transmisión de los riesgos. Es decir, tales términos permiten prever los costos de una transacción comercial internacional por la vía de determinar el momento en que se transmite el riesgo al comprador y en que este asume los gastos de la operación.

En las últimas décadas, las especificaciones de los derechos y obligaciones de vendedores y compradores han sido modificadas cada diez años, por lo que la última versión aprobada de los Incoterms por la CCI fue en 2010, vigente desde el 1 de enero de 2011 y hasta hace unos pocos días atrás. Esta versión, entre otras materias, introdujo dos supra categorías de Incoterms, los denominados “multimodales” o aplicables a cualquier modo de transporte (“any mode of transport”) y los Incoterms “solo por agua o marítimos” (“sea and inland waterway transport”).

Siguiendo esa línea de tiempo, el pasado 10 septiembre 2019 la CCI publicó las reglas Incoterms 2020, que comenzaron a regir el pasado 1 de enero de 2020. Los Incoterms 2020 han sido elaborados por un Comité de Redacción, en el cual, por primera vez, participaron representantes de China y Australia. Para estos efectos, el comité tuvo en consideración los comentarios y sugerencias de los miembros de la CCI.

En términos prácticos, entre otras materias, las reglas Incoterms 2020 incluyen notas explicativas a través de gráficos que ilustran las responsabilidades de las partes. Asimismo, se incorpora una explicación acerca de la elección de la regla Incoterms más apropiada para la operación comercial en cuestión.

En términos de fondo, los principales cambios introducidos por el Comité Redactor en esta nueva versión Incoterms 2020, son los siguientes:

a) Nuevo Incoterms DPU (mercancía entregada y descargada en lugar acordado o “delivered at place unloaded”): Este nuevo Incoterms sustituye al denominado “DAT”; sin embargo, se trata meramente de un cambio de siglas para claridad, por cuanto las obligaciones y funciones de ambos términos son idénticas.

Así, DPU será el Incoterms en que la mercadería se entregará descargada, por parte del vendedor, en el lugar de destino.

El cambio de denominación se debe a que las aduanas son muy diversas y la palabra “terminal” contenida en DAT era bastante imprecisa.

b) FCA, opción de conocimiento de embarque a bordo: En materia de transporte marítimo, las normas Incoterms 2020 se hacen cargo de una necesidad constatada en el mercado relacionada con el conocimiento de embarque (“bills of landing” o BL, por sus siglas en inglés), con una anotación “a bordo” en el término denominado FCA (franco porteador o “free carrier”).

Así, el comprador podrá dar instrucciones al transportista, que emita a nombre del vendedor un conocimiento de embarque con la anotación “a bordo”, lo cual indicará que la mercadería se ha cargado a bordo del buque.

Es importante recordar que, de acuerdo con el artículo 977 de nuestro Código de Comercio, el conocimiento de embarque “es un documento que prueba la existencia de un contrato de transporte marítimo, y acredita que el transportador ha tomado a su cargo o ha cargado las mercancías y se ha obligado a entregarlas contra la presentación de ese documento a una persona determinada, a su orden o al portador.”.

c) Modificación de seguros en CIF y CIP: Durante años, los Incoterms que incluyen seguros se manejaron con la cláusula C (existen tres niveles de seguros marítimos: cláusula A, cláusula B y cláusula C). Esta cláusula C, de las llamadas Institute Cargo Clauses de Londres, es una cláusula marítima.

Históricamente, tanto CIF como CIP requerían de la contratación de un seguro con la cláusula C, es decir, el seguro con la menor cobertura. A partir de las reglas Incoterms 2020, en el término CIP se recomienda la cláusula A del referido Institute Cargo Clauses de Londres, mientras que en el término CIF se recomienda la cláusula C. Con todo, en el contrato las partes podrán acordar un seguro que ofrezca una cobertura diversa.

d) Obligaciones sobre seguridad: En los Incoterms 2020 se regula con mayor detalle las responsabilidades de las partes en materia de seguridad.

Así, durante el transporte de las mercaderías, la responsabilidad en la seguridad deberá ser asumida por la parte que ejecute el contrato de transporte. Por otro lado, en lo relativo a los trámites de despacho aduanero, la responsabilidad en asuntos de seguridad recaerá en la parte contractual que deba realizar el referido despacho.

Con todo, la parte que en el contrato no asuma responsabilidades sobre seguridad quedará, no obstante, obligada a suministrar información sobre la misma.

e) Despachos aduaneros: Finalmente, las reglas Incoterms 2020 exponen con mayor grado de precisión la parte contractual responsable de llevar a cabo los trámites despacho aduanero (vendedor o comprador), asumiendo sus costos y riesgos. Asimismo, las nuevas reglas incorporan, por primera vez, el denominado “despacho de mercancías en régimen de tránsito”, para lo cual la responsabilidad recaerá en la parte del contrato que asuma el riesgo de transporte hasta el lugar de entrega.

En este contexto, estimamos que esta versión de los Incoterms 2020 que, como se dijo anteriormente, entró en vigor el 1 de enero de este año, ha logrado adaptarse, en términos generales, a diversos cambios y requerimientos producidos en la última década en materia de contratación internacional de mercaderías. De este modo, estará en condiciones de facilitar, de mejor manera, el comercio entre exportadores e importadores.

  • Jaime Luarte Julio es abogado, máster en Derecho por la Universidad de Melbourne, socio de Ortiz González Luarte y profesor de Derecho Comercial en la U. Diego Portales.

Fecha: 27 de enero 2020

Fuente: El Mercurio Legal

Categorías: PRENSA